Sunday, June 16, 2019
Home > Informes > Core Gold: más que una empresa minera

Core Gold: más que una empresa minera

Core Gold: más que una empresa minera

Core Gold Inc. apareció en el Ecuador en el 2016 como resultado de las ganas de un ingeniero australiano de salvar a una empresa endeudada y de ayudar al país a desarrollar su industria minera. En efecto, Dynasty Metals & Mining era una empresa pública canadiense que operaba en el Ecuador desde hacía 15 años, que tenía deudas con sus colaboradores, el Servicio de Rentas Internas (SRI) y con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Algo había que hacer. Y Keith Piggott lo hizo.

Keith Piggott es un ingeniero minero, de origen británico pero nacionalizado australiano. Vino al Ecuador y, junto con un grupo de amigos, invirtió su propio dinero y compró la empresa Dynasty Metals & Mining, que había desarrollado una mina a cielo abierto para extraer oro en el área de Zaruma, en El Oro, y una planta de tratamiento en Portovelo, en esa misma provincia. Pero había quebrado. De esa compra nació Core Gold Inc., una compañía minera con base en Canadá, que se dedica a la exploración y desarrollo de propiedades mineras en el Ecuador.

“Dynasty tenía muy buenos activos de exploración pero tenía una deuda enorme, y eso causó problemas con los colaboradores, los suministros y con las comunidades. Heredamos esa situación. La idea fue pagar la deuda, hacer las paces con las comunidades, construir buenas relaciones con los mineros locales y con el gobierno y levantar la compañía para tener beneficios. Fue y sigue siendo una tarea dura, desafiante. El dinero que pusimos para rescatarla no era suficiente, así que elaboramos un plan”, dice Keith Piggott, CEO y Presidente de Core Gold Inc.

¿Cuál era el plan?

  • Cambio de nombre a Core Gold Inc. porque Dynasty Metals & Mining tenía una mala reputación en el mercado.
  • Cambio de nombre de las empresas de operaciones.
  • Pago de deudas.

“De a poco nos llenamos de confianza y, así, reparamos la confianza en la empresa. Recolectamos dinero, pedimos prestado otro poco y fuimos pagando las deudas al SRI, al IESS y a los 600 antiguos colaboradores que estaban en huelga. No les habían pagado durante siete meses”.

Con las cuentas en orden, se dedicaron a arreglar la planta de tratamiento, con lo que arrancó una nueva operación minera. Había que alimentar a la planta de Portovelo. Tres meses después de la compra, ya tenían el control de la empresa. Gradualmente empezaron a producir y a hacer dinero.

¿Qué se logró?

  • Se normalizó la relación con los trabajadores.
  • Todos los salarios fueron pagados.
  • Se crearon 1.000 puestos de trabajos en Zaruma con contratos de las concesionarias para las personas dedicadas a la minería informal.
  • Aproximadamente 300 personas fueron contratadas directamente por Core Gold.
  • Una de sus compañías de operaciones estaba en liquidación y ya está restaurada y habilitada.
  • La deuda total fue cubierta en un 65%.
  • La deuda del IESS fue pagada en un 85%.
  • Se recuperaron propiedades embargadas, que después se vendieron.
  • Se arrancó con una mina en Celica, Loja.
  • Y ya tiene concesiones en Linderos, Loja.

Pero, ¿cuáles son los beneficios de la minería?

  • Mientras más oro se produce, más ganancias y más gastos. Y ese dinero se queda en Ecuador para seguir explorando y creando más reservas.
  • Todo el dinero de la deuda se queda en el Ecuador. Core Gold devuelve USD 30 millones al año y ese dinero va directamente a la economía ecuatoriana.
  • Los inversores están interesados en que los activos crezcan. Si se los hace crecer con el oro en el terreno, los inversores aumentan. Vender el oro y reinvertirlo para encontrar más oro en Ecuador.
  • Los impuestos y los salarios que se pagan estimulan la economía nacional.
  • La comida, casi todo el acero, el hormigón, el cemento, la electricidad y el diésel: todo es nacional. Y eso representa ingresos para el país.

¿En qué está Core Gold Inc. este momento?

Actualmente está centrada en la producción de oro en su proyecto Dynasty Goldfield (mina productora de oro a cielo abierto) dentro del Distrito Dynasty (área que se extiende desde la frontera peruana en su extremo sur a 90 km al noreste hacia Zaruma). El mineral es tratado en la planta de Portovelo. También tiene otros proyectos de exploración de oro, que incluyen el área de Copper Duke y el área de Linderos en el sur del país.

¿Quién es Keith Piggott?

La minería es su pasión. Ha trabajado en Australia, en México, en países de Asia y África, tanto en minas subterráneas como de cielo abierto. “Si quieres dirigir una mina en cualquier parte del mundo tienes que cumplir estos cinco principios que yo he desarrollado. Puedes tener la técnica, los recursos, la metodología, pero sin estos principios no tienes la mina:”

  1. Armonía social en el lugar de trabajo: hay que conocer a los vecinos, a los que están en la calle, en los restaurantes, a todos. Core Gold se asegura de que la operación de la mina beneficie a los lugareños: trabajos, mejoras en su comunidad, agua limpia, colegios…
  2. Medio ambiente: cuando se hace un hueco en la tierra el paisaje cambia, al igual que el medio ambiente. Hay que minimizar ese impacto y ofrecer beneficios, como fuentes de trabajo, creación de bancos para siembras en diferentes niveles sin erosionar la tierra y agua limpia.
  3. Protección de colaboradores: Core Gold cuida a sus colaboradores, asume la responsabilidad de mejorar su vida, de darles un sueldo razonable y capacitarlos. En sus operaciones demuestra que es posible minar sin accidentes.
  4. Gobierno: el gobierno recibe el 3% de las regalías. Gana las patentes de las concesiones.
  5. Inversionistas: la empresa empezó con poco capital y paulatinamente pudo crecer por la inversión en el mercado.

¿En qué cree Keith Piggott?

Nació en Gran Bretaña pero tiene nacionalidad australiana. Es ambientalista y se considera parte del Ecuador. Le gusta trabajar por el medio ambiente, mejorar la vida de la gente, los procesos y apoyar la economía de los países. Para él, la industria minera trae muchos frutos.

Estudió ingeniería minera y después fue al London Business School para aprender más sobre el negocio de la minería: operaciones, finanzas, marketing, desarrollo social. Antes de cumplir 38 años ya dirigía una de las empresas más grandes de minería en África Central. Ahí aprendió las bases del negocio.

Vivió en su país, Australia, donde desarrolló algunas minas. Después se involucró en la exploración y dirigió una empresa en Papúa Nueva Guinea durante cuatro años. Vio y vivió cómo se desenvuelve un país desarrollado y uno subdesarrollado.

A sus 47 años era dueño de un grupo de pequeñas empresas de diferentes metales, pero las vendió todas. “Ahí debí retirarme, pero en lugar de hacerlo desarrollé tecnología minera en Australia. Exploré Canadá, Estados Unidos, Guatemala, Nicaragua, Brasil, Argentina, Perú, Chile y Colombia, y usé esa tecnología en México, en donde viví 20 años. Desarrollé tres minas y grandes oportunidades de exploración. Pero pronto tuve que irme, porque se estaba convirtiendo en un país difícil para vivir”.

¿Cómo llegó al Ecuador?

Buscó un país en América del Sur que tuviera el mismo potencial de desarrollo que tuvo Australia hace 40 años o México hace 20. Recorrió Perú, Uruguay, Brasil y Chile, pero en ninguno encontró lo que buscaba. Hasta que llegó al Ecuador. Y aquí se quedó.

“En el Ecuador habían cambiado las leyes mineras. Y me dije: este país ya está preparado. Creo que con mi experiencia, con mis ganas de trabajar y con un buen grupo de personas a mi lado puedo hacer mucho bien. Este país tiene mucho potencial”.

¿Y la visión a largo plazo?

“Los próximos 20 años serán de la minería. Tenemos este tiempo para poner a este país en el mapa de la minería. El Ecuador me recuerda al México de los años noventa. Ese país abrió las puertas a la inversión extranjera y su industria minera se disparó. Ahora, con un gobierno estable y abierto, el Ecuador está listo para despegar como lo hizo México. Pero hay que demostrar que la minería es beneficiosa, que mejora la economía y el ambiente. Así es, aunque muchos no lo sepan o no lo crean. Basta con ver a la gente de los pueblos donde nosotros trabajamos y comprobar lo contentos que están. El cambio es asombroso”.