Tuesday, November 19, 2019
Home > Informes > Gran Nacional Minera Mariscal Sucre, de la ilusión a la pesadilla en menos de una década

Gran Nacional Minera Mariscal Sucre, de la ilusión a la pesadilla en menos de una década

Gran Nacional Minera Mariscal Sucre

El proyecto venezolano-ecuatoriano nunca despegó. Los desarrollos mineros en Mompiche y Reventador quedaron abandonados. Hoy, la firma está en proceso de liquidación.

Hace ocho años y nueve meses se creó la empresa de economía mixta Gran Nacional Minera Mariscal Sucre, entre Ecuador y Venezuela, para el desarrollo de proyectos mineros. Hoy está próxima a su disolución. Fue conformada en marzo del 2010, con una participación del 51% por parte de la Empresa Nacional Minera de Ecuador (Enami) y del 49% por parte de CVG Minerven, de Venezuela. El capital suscrito es de USD 100.000, según la Superintendencia de Compañías.

Para el financiamiento de los proyectos previstos se constituyó el Fondo Ecuatoriano Venezolano para el Desarrollo, administrado por la Corporación Financiera Nacional. La inversión en el fondo fue de USD 66 millones, de los cuales 50 millones fueron otorgados por la firma venezolana y 16 millones por Ecuador, detalló el gerente general de la Enami, Juan Sebastián Medina. La firma estuvo inac­tiva en la ‘Super’ de Compañías hasta hace pocos días. Eso se debió a que los balances no estaban aprobados por la junta de accionistas, pero este proceso se cumplió a finales de noviembre de este año.

Los desarrollos mineros que se concesionaron a la Gran Nacional Minera fueron Mompiche, en Esmeraldas, y Reventador, en Sucumbíos. Ambos de arenas ferrotitaníferas (con contenido de hierro y titanio). El 2013 fue aprobada la licencia ambiental en Mompiche para la exploración de 4.032 hectáreas, que tras los hallazgos se redujeron a 1.594 hectáreas. Dos años después arrancó la fase de exploración avanzada. Se realizaron 219 sondajes o perforaciones para la extracción de testigos (muestras). El 5 de marzo pasado se decidió en una junta de accionistas empezar con el cierre del proyecto. El motivo, según el Gerente de la Enami, fue que los hallazgos minerales permitieron determinar que no iba a ser un “buen negocio”, puesto que el costo de la obtención del mineral resultaría muy alto. “Las arenas ferrotitaníferas por sí solas no son negocio, necesitas encontrar un mineral con mucha más salida comercial, que haga más sostenible el proyecto”, consideró Medina. No obstante, Walter Spurrier, director de la revista Análisis Semanal, difiere de esa posición. “Las tierras raras pueden ser tan valiosas como el cobre. Se utilizan en ciertos procesos tecnológicos”.

En el proyecto Reventador la concesión fue de 4.474 ha. Los trabajos se iniciaron el 2012 y la licencia ambiental fue aprobada en agosto del 2013. Se realizaron 50 sondajes para extracción de testigos. Luego de un análisis similar al realizado en Mompiche, el 2 de julio pasado -en junta de accionistas- se decidió parar la exploración. Adicionalmente, en octubre una corte local prohibió el desarrollo minero en la zona. “De cualquier manera, el proyecto no iba a avanzar”, subrayó el gerente de la Enami. Entre el 2011 y el 2018 se invirtieron más de USD 11 millones, en cada proyecto.

Tras el desenlace de ambos desarrollos, en julio pasado se decidió en junta de accionistas la disolución de la Gran Nacional Minera Mariscal Sucre. Antes de su liquidación, la compañía debe cumplir con varios procesos. Actualmente, está realizando un estudio económico que determine cuánto se debe destinar para las auditorías respectivas y la liquidación de la firma y cuánto se restituirá al fondo para que sea devuelto a los dos Estados. Además, el estudio debe precisar las inversiones realizadas, el personal de trabajo, las maquinarias adquiridas y el total de activos.

TOMADO DE EL COMERCIO