Saturday, August 17, 2019
Home > Noticias > Pronunciamiento estudiantil ante la crisis y el desconocimiento de la actividad minera en el Ecuador

Pronunciamiento estudiantil ante la crisis y el desconocimiento de la actividad minera en el Ecuador

Pronunciamiento estudiantil ante la crisis y el desconocimiento de la actividad minera en el Ecuador

Respetado Pueblo Ecuatoriano:

Suscribimos la presente como representantes del Comité Escuela de Ingeniería en Minas y de la Society for Mining, Metallurgy and Exploration Inc. (SME) Universidad del Azuay Student Chapter, organización internacional que tiene como objetivo principal el aporte científico y manejo técnico adecuado de la industria minera y de la cual hemos adoptado altos estándares profesionales y éticos para nuestro ejercicio dentro de este campo.

En varios espacios hemos reiterado que la minería ha sido pieza fundamental para la evolución del ser humano; en otros tiempos, lo que servía nada más como sustento para las necesidades básicas del hombre, hoy es un estandarte de la globalización e integración de los pueblos. Aportando con: educación, empleo, encadenamiento productivo, creación de energías renovables, ingresos económicos gigantescos, avances tecnológicos, materia prima y un sinfín de beneficios.

Empero, conocemos que la minería irresponsable ha causado un impacto adverso; como muchas otras actividades realizadas por el hombre. Por ello, siendo consecuentes con la “pacha mama”, desde nuestras aulas promovemos la minería responsable.

El principal obstáculo en la capacidad de generar conciencia en el ser humano, es su autolimitación, el miedo a perder el status quo y su zona de confort; nosotros, decidimos pasar de un estado de total desconocimiento, desaprendiendo los miedos adquiridos y heredados, para desarrollar las aptitudes necesarias  para  ejercer  de  manera  responsable  esta  labor; primando sobremanera, la protección a la naturaleza y la biodiversidad con absoluto criterio técnico – científico.

La academia, ajena a lo político y vinculados netamente a este aspecto técnico científico, que Nuestra Alma Mater cuidadosamente maneja, ha fomentado nuestro desarrollo crítico y pensamiento ambientalista, siendo este el eslabón que una y no separe al hombre.

Nuestro llamado a la sociedad claramente va dirigido a no impedir la actividad, sino más bien, aportar juntos con la academia, el sector público y privado, lejos de infundir miedo y desconfianza, generar transparencia, seguridad, credibilidad y responsabilidad de esta labor; luchando hombro a hombro contra los principales enemigos: CORRUPCION y PRACTICAS ANTITECNICAS, las que verdaderamente afectan el agua y su entorno.

Confiemos la parte técnica a los profesionales que día a día nos formamos, no dogmaticemos los infundados criterios de sectores que con marcada malicia o sobrada ignorancia, menoscaban nuestro trabajo.

Conocedores de las circunstancias por las que Ecuador y más aún el Azuay están atravesando sobre el desarrollo de la actividad minera, una vez más, hemos visto necesario nuestro pronunciamiento a favor y en son de apoyo total al sector minero y a las correctas prácticas que se han venido llevando a cabo en los proyectos estratégicos a nivel nacional que nos hemos visto involucrados ya sea con proyectos de investigación, tesis de pregrado, visitas técnicas y más.

Ningún ser humano dudaría al momento de elegir entre AGUA o MINERIA, pero el tema trascendental y de fondo no es ese; más bien, se trata de buscar una dualidad responsable y coexistencia entre el cuidado de las fuentes hídricas y el ejercicio de la minería, que cumpla con estándares técnicos, exigencias sociales y ambientales, disposiciones legales, etc.

Este trabajo mancomunado permitirá abolir al enemigo común que se aproxima, la minería ilegal. Además, no permitirá su nacimiento en las zonas donde se ubican los proyectos estratégicos.

Donde existen minerales, existirá minería, en nosotros queda velar por su buena práctica.

Nuestra invitación es extensiva a la empresa privada, a fin de generar espacios de diálogo y criterio, lejos de causar reyerta y confusión en la ciudadanía; por el contrario, que oriente a la población a conocer las ventajas y el desarrollo que trae consigo la minería responsable. Un espacio donde se pueda sustentar los mecanismos idóneos para la actividad minera y despojen a la ciudadanía de los temores que trae la desinformación.