Buscar

‘El inversionista externo está expectante por el nuevo Gobierno’

Compartir

La firma de abogados Paz Horowitz selló una alianza con la poderosa firma mundial Dentons. El objetivo, según adelanta Jorge Paz Durini, es impulsar, facilitar y atraer más inversiones mineras hacia el Ecuador.

Jorge Paz Durini

  • Doctor en Jurisprudencia por la Pontifica Universidad Católica del Ecuador.
  • Máster en Leyes por la Escuela de Leyes, Universidad de Temple, Filadelfia, Estados Unidos.
  • Reconocido y premiado en sus áreas de especialización, desde 2011 por Chambers and Partners, Latin Lawyer, Legal 500, IFRL, entre otros.

La alianza les permite una vinculación más estrecha con los mercados internacionales. ¿Cómo se percibe afuera la elección del nuevo Presidente de la República?

Un espaldarazo de confianza del sistema financiero internacional fue el registro de Riesgo País con una baja importante inmediatamente después de conocerse los resultados de las elecciones presidenciales. Recibimos textos, llamadas, emails de colegas de Singapur, de Europa, de todo el mundo que nos dicen “qué bien, el Ecuador está dando un ejemplo, está dando un paso adelante”. ¿Para qué? Para recuperar el crecimiento económico, necesitamos tecnología nueva, capitales y, sobre todo, mercados donde, si es que producimos, podamos vender. Entonces, ha sido una muy buena reacción, muy positiva.

¿Qué expectativas hay de parte de la alianza Dentons-Paz Horowitz respecto al sector minero ecuatoriano?

La primera cosa que es interesantísima, Dentons asesora a un paquete de inversionistas y de compañías mineras que son las más grandes el mundo y también las más activas en Latinoamérica. La posibilidad que estamos abriendo a través de la alianza es que esas firmas que ya conocen y que ya trabajan con Dentons también ahora se animen a venir a Ecuador. Desde ahora trabajamos de manera conjunta, lo que ofrece un nivel de tranquilidad para las compañías por los principios de transparencia y de ética que manejamos, algo que es muy importante en el sector minero. En estos momentos estamos teniendo contactos para presentar proyectos, que necesitan nueva inversión. De modo que Dentons abre esa posibilidad de un abanico de contactos y también de un gran historial de trabajo para desempeñarse en ciertos proyectos específicos.

¿Con cuántas y cuáles empresas se ha hablado o se ha estado en contacto?

Varias empresas han pedido información, estas cosas no se mueven muy rápido, sin embargo, se ha anunciado, a través de una notificación en la Bolsa de Valores de Inglaterra, que una compañía inglesa decidió comprar parcialmente un proyecto minero en Portovelo, Ecuador, un área carente de inversión por años. No es una empresa minera, es una empresa de inversión pura a través de la Bolsa. Es un proyecto en el cual participamos en la preparación de la información. Estamos seguros de que van a haber muchas compañías que estarán visitando el Ecuador, pero obviamente necesitamos conocer sobre las nuevas autoridades y sus políticas.

La alianza les permite una vinculación más estrecha con los mercados internacionales. ¿Cómo se percibe afuera la elección del nuevo Presidente de la República?

Un espaldarazo de confianza del sistema financiero internacional fue el registro de Riesgo País con una baja importante inmediatamente después de conocerse los resultados de las elecciones presidenciales. Recibimos textos, llamadas, emails de colegas de Singapur, de Europa, de todo el mundo que nos dicen “qué bien, el Ecuador está dando un ejemplo, está dando un paso adelante”. ¿Para qué? Para recuperar el crecimiento económico, necesitamos tecnología nueva, capitales y, sobre todo, mercados donde, si es que producimos, podamos vender. Entonces, ha sido una muy buena reacción, muy positiva.

¿Qué expectativas hay de parte de la alianza Dentons-Paz Horowitz respecto al sector minero ecuatoriano?

La primera cosa que es interesantísima, Dentons asesora a un paquete de inversionistas y de compañías mineras que son las más grandes del mundo y también las más activas en Latinoamérica. La posibilidad que estamos abriendo a través de la alianza es que esas firmas que ya conocen y que ya trabajan con Dentons también ahora se animen a venir a Ecuador. Desde ahora trabajamos de manera conjunta, lo que ofrece un nivel de tranquilidad para las compañías por los principios de transparencia y de ética que manejamos, algo que es muy importante en el sector minero. En estos momentos estamos teniendo contactos para presentar proyectos, que necesitan nueva inversión. De modo que Dentons abre esa posibilidad de un abanico de contactos y también de un gran historial de trabajo para desempeñarse en ciertos proyectos específicos.

¿Con cuántas y cuáles empresas se ha hablado o se ha estado en contacto?

Varias empresas han pedido información, estas cosas no se mueven muy rápido, sin embargo, se ha anunciado, a través de una notificación en la Bolsa de Valores de Inglaterra, que una compañía inglesa decidió comprar parcialmente un proyecto minero en Portovelo, Ecuador, un área carente de inversión por años. No es una empresa minera, es una empresa de inversión pura a través de la Bolsa. Es un proyecto en el cual participamos en la preparación de la información. Estamos seguros de que van a haber muchas compañías que estarán visitando el Ecuador, pero obviamente necesitamos conocer sobre las nuevas autoridades y sus políticas.

El sector minero ecuatoriano en sí mismo enfrenta problemas en algunos proyectos grandes que están parados o la minería ilegal. ¿Qué peso podría tener esto en su línea de trabajo con las empresas mineras en el Ecuador?

La minería ilegal ciertamente es un problema, porque es ilegal y todo lo ilegal es un problema. Aunque debemos decir que ha existido últimamente mucho más apoyo de la autoridad en el control de la minería ilegal. Sin embargo, no puede existir minería ilegal, distinto es que exista pequeña minería, lo cual está bien y es necesario, pero no la minería ilegal, que no la queremos por todas las implicaciones que tiene. Eso es un problema y es un tema de política de gobierno y creemos que se va a mantener esta línea de control, porque cuando se sale de las manos, vemos lo que pasa.

Por otro lado, está también el tema comunitario, qué pasa con las comunidades, quiénes se oponen a la minería. Las compañías mineras saben que tienen que trabajar, primero, con respeto a la comunidad y al medio ambiente. Las compañías tienen conciencia de que no tienen que meterse donde no deban. Existen grupos opositores a la minería que se oponen por oponerse, que mantienen parados proyectos, simplemente porque es su manera de vivir. Por ejemplo, en el caso de Cuenca, su población está preservando una zona de especial sensibilidad para el agua. Si viviéramos allí, creo que, como seres humanos, apoyaríamos eso porque está bien. Que se lo saque de contexto es otra cosa distinta, los agitadores, los compradores de votos, sacan el tema de contexto, pero el mundo no puede vivir sin minería, necesitamos minería, no solamente para obtener el oro y tener la cadenita, como dicen, sino para construir nuestras casas, para hacer nuestras baldosas. ¿Qué haría Cuenca sin toda la maravillosa cerámica que tiene? Todo eso es minería. Lo que hay que saber es tener un balance entre lo industrial y lo social.

Es por ello que el inversionista extranjero está llamado a tener el más absoluto cuidado con el medioambiente, la naturaleza y la sociedad, es un balance difícil, pero sí se puede lograr, evitando los extremos, ni el bravucón que quiere hacer el hueco donde sea ni la persona extremadamente verde que dice “no a la minería, yo no voy a tener nada, yo no quiero nada”. Hay que tener un balance con respeto y cumplimiento de la legislación.

¿Qué diferencia puede hacer para el sector minero la alianza?

El sector minero tiene la experiencia de 30 años de Paz Horowitz en minería. Y Dentons puede aportar su experiencia en procesos de financiamiento. Este trabajo conjunto le puede dar al inversionista la tranquilidad para estar en el Ecuador y navegar más seguro por estas aguas difíciles de la actividad minera. Básicamente se resume en experiencia y en capacidad profesional garantizada para los inversionistas.

¿Qué metas se han planteado para este año?

Nuestra meta es volver al Ecuador un país que sea reconocido por sus bondades, por sus capacidades, que se vuelva a considerar a Ecuador un país amigable con la inversión. Entonces, nuestro objetivo es cambiar la percepción y dar seguridad de que sí se puede hacer negocios en Ecuador, de que sí hay seguridad. Lo que necesitamos es poder trabajar y que el Gobierno nos apoye a que las cosas funcionen, a que los trámites fluyan, porque las leyes están ahí, sabemos que se pueden mejorar, pero no partimos para decir “cámbieme la ley, cámbieme esta ley, la otra”, no, partimos por decir que podamos trabajar con la tranquilidad. Vamos a compartir con el mundo esa nueva visión del futuro, la de un futuro mejor para nuestros hijos y nietos.